Paseando por Dublin

Partimos temprano desde Munich hacia Dublin en un vuelo de Lufhtansa.

En migraciones nos tocó una agente poco simpática con la que tuvimos que lidiar para entrar a Irlanda. ¿Cuantos días se van a quedar? ¿Mostrame el pasaje de regreso? etc.  No tenemos problema en mostrar los papeles, pero fue el único control donde nos trataron con tanta mala onda. Finalmente después de unos cuantos minutos de maltrato autoritario, nos puso el sello: Permission to stay in Ireland until 02/04/2016

Tomamos un taxi desde el aeropuerto hasta el hotel, ya las distancias en Dublin no son tan grandes y estábamos con bolsos grandes (€24).  Nos alojamos en el Harrington Hall que en Booking tiene una puntuación “Fabuloso” 8,6. Sinceramente nuestra experiencia no fue buena y no lo recomendaría. Fue el único hotel que no nos gustó. Aunque tiene 4 estrellas y una buena reputación, es más bien una guest house. Seguramente a otros huéspedes les pareció bueno pero la combinación entre el frío que hacia en el baño, y en la habitación, el terrible olor a ajo del recepcionista, los pobres 2 canales de la TV y la decepción por lo que esperábamos versus lo que encontramos, nos frustró.

Más allá de eso, Dublín es una ciudad muy linda y encantadora. Mucho más pequeña si se la compara con otras capitales. No vimos grandes edificios. Su encanto está en las construcciones bajas y coloridas, sus pintorescas calles y la onda incomparable de los colorados irlandeses que parecen estar siempre felices.

Hicimos el tour gratis de Sandemans con Jara, una española que es muy recomendable http://www.neweuropetours.eu/Dublin/es/sandemans-tours/   

Conocimos el castillo de Dublin que en realidad no parece un castillo. Solamente queda una parte y es muy poco si se lo compara con otros castillos.

En el recorrido nos contaron mucho sobre la historia de Irlanda para poder entender la cultura y las guerras de ese país.

Fuimos al Trinity College que es muy interesante, y por supuesto, al lugar más emblemático que tiene, al menos para mi, Temple Bar.

Estuvimos en el lugar donde U2 comenzó a tocar, que hoy es el Clarence Hotel de Bono.

Toda esa zona de pubs es visita obligada si quieren ir a tomar algo y escuchar bandas. No me molestaría pasar toda mi vida cerca de ahí 🙂 .

Nosotros elegimos The Porterhouse porque nos lo habían recomendado. El lugar es realmente muy bueno. Tiene 3 pisos, con un pequeño escenario de madera en el medio. El Temple Bar es el pub más conocido pero los precios son más caros.

Dublin está dividida por un río. Los puentes que lo cruzan, como el Ha’penny Bridge, le dan esa vista tan linda a la capital irlandesa.

Caminamos por la calle O’Connell que es una de las principales. El monumento más destacado es una aguja de 120 metros. Lo curioso es saber que en el mismo lugar había una columna de Nelson  que hicieron volar en 1966.

img_6793

La catedral de San Patricio está un poco más alejada del centro, pero como dije antes no es una ciudad tan extensa. No se ven grandes edificios, sino que es más bien un pueblo hecho ciudad. Seguimos caminando por Grafton Street, que está repleta de gente y los negocios, despues doblamos en Suffolk st y terminamos el tour en la estatua de Molly Mallone.

Es posible recorrer Dublín en un dia, aunque quedó mucho para ver.

Al dia siguiente hicimos una excursión hasta Cliffs of Moher, pero merece un capítulo aparte.

Lo contamos acá: excursion a Cliffs of Moher desde Dublin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s